Skip to content

BODY

FÍSICO

BODY

FÍSICO

Con el objetivo de ayudar a fortalecer el sistema inmune se abre este espacio donde encontrar artículos, propuestas y herramientas para incorporar nuevos hábitos saludables y ser parte activa en los propios procesos vitales.

Nuestro cuerpo es el vehículo diseñado para movernos en esta realidad física, éste refleja todo lo que le sucede en nuestro mundo interno, manifestando cualquier alteración.

Por ello es de vital importancia escucharlo y cuidarlo, promoviendo sus recursos para autoregularse y mantenerse sano.

“Podrás recorrer el mundo pero tendrás que volver a tí.”
Krishnamurti

Pamela Funes – Terapeuta Corporal

APARATO DIGESTIVO
Cerebro intestinal y sistema inmune

Hoy sabemos que las funciones del aparato digestivo son varias y no limitadas al mero hecho de digerir el alimento que ingerimos.

Disponer de un sistema digestivo saludable está estrechamente relacionado con tener un sistema inmunológico fortalecido y en óptimas condiciones.

Recientes estudios apuntan que si presentamos problemas digestivos tenemos más probabilidades de ser vulnerables ante enfermedades como la gripe.

Después de la piel, el aparato digestivo es una de las principales vías de intercambio y contacto con el medio exterior y a su vez es responsable de numerosas funciones estructurales necesarias para nuestro equilibrio vital. Por ello el aparato digestivo presenta un elevado número de células inmunitarias. Alrededor del 70% de las células inmunitarias se encuentran en el aparato digestivo.

Por otro lado, hoy es bien conocida la relación entre aparato digestivo y cerebro y la comunidad científica se hace eco desde hace tiempo del llamado “cerebro intestinal”.

El aparato digestivo posee sus propios circuitos neuronales. A diferencia de cualquier otro órgano, el intestino dispone de un sistema nervioso autónomo llamado sistema nervioso entérico que se relaciona con el sistema nervioso central a través de los sistemas simpático y parasimpático.

El 90% de la serotonina y el 50% de la dopamina de nuestro cuerpo se encuentran en el tracto gastrointestinal. Ambos son neurotransmisores implicados en el placer y en la sensación de bienestar. Así mismo, diversos estudios evidencian diferencias en el microbioma intestinal de personas con trastornos mentales como la depresión. El equilibrio bacteriano influye directamente nuestro estado de ánimo.

Por todo ello es determinante para nuestro sistema inmune, nuestro bienestar físico y emocional, responsabilizarnos del cuidado del equilibrio intestinal que implica a millones de microorganismos que forman nuestra flora intestinal, nuestra microbiota.

Dado el tipo de vida que llevamos en la actualidad, ciertos factores como el estrés y ciertos hábitos de alimentación y evacuación han causado un aumento de problemas digestivos en la población, dando lugar a sistemas inmunológicos debilitados y un aumento de las vulnerabilidades ante diversas enfermedades físicas y psíquicas.

¿Cómo podemos cuidar de nuestro aparato digestivo?
– Atendiendo a nuestra alimentación.
– Atendiendo a nuestra evacuación.
– Atendiendo a nuestras emociones.

Es fundamental pues, atender a nuestra alimentación y nuestra evacuación. Los hábitos de evacuación tienen un impacto directo en la microbiota dado que facilitan u obstaculizan la eliminación de toxinas y elementos nocivos para nuestro equilibrio. Asimismo, es fundamental cuidar nuestro sistema emocional y mental dado que dependiendo de la gestión de nuestras emociones y creencias dispondremos de mayores o menores niveles de estrés, que repercute directamente en nuestro equilibrio digestivo e inmunitario.

Con la información adecuada podemos cambiar ciertos hábitos y contribuir de este modo a un sistema digestivo saludable que influencie a su vez nuestro estado de ánimo y nuestro sistema inmune.

Por ejemplo: se ha comprobado que hay alimentos y agentes externos que favorecen la inflamación intestinal e influyen directamente en la microbiota, deteriorándola.

Pro-Inflamatorios Carne roja Altas cantidades de alcohol Gluten Azúcar Tabaco
Antiinflamatorios
Fruta y verdura
Cúrcuma
Ajo/Cebolla
Ácidos grasos omega 3 (presentes en el pescado azul)
Vino
Cómo ésta existen muchas otras pautas para el cuidado de nuestro aparato digestivo. Para profundizar un poco más en ellas, en la sección de recursos dejamos a disposición una guía práctica de cuidado del aparato digestivo.

“El ser humano se enferma o se cura en conjunto.”

Hipócrates

Carme Rimblas
Abril 2020

Médico especialista en Anestesiología. Postgrado en Psiconeuroinmunología clínica. Terapeuta shiatsu osteopático.
En formación de shiatsu emocional y medicina tradicional china.

Actualmente combina su consulta privada (zona del Penedès y Anoia) con la asistencia en el hospital comarcal de Vilafranca.

ESTILO DE VIDA Y SISTEMA INMUNE

El sistema inmune es el sistema de defensas de nuestro cuerpo. Pero también es un sistema que nos «comunica» con el exterior a través del intestino principalmente (y otras mucosas). Es un sistema que ejerce un papel «intercomunicador» entre todos los órganos y sistemas del cuerpo. De ahí la importancia de su buen funcionamiento para una buena salud.

Es importante saber que en un 70%, aproximadamente, está localizado en el intestino. Y otra parte importante en otras mucosas (bronquios, ojos, nariz, orofaringe, oídos y aparato genitourinario). Por eso serán tan importante lo que hagamos con nuestro intestino.

El sistema inmune está intercomunicado con los diferentes sistemas y órganos corporales, de tal manera, que se produce una transmisión de información continua entre todos, donde el sistema inmune tiene un papel protagonista. Es de vital importancia saber de esta comunicación para entender que un síntoma o problema de salud concreto es un proceso global que implica a todo el cuerpo.

Un sistema inmune estresado o disfuncional nos predispone a enfermar. Cuando éste no funciona correctamente se genera una inflamación de bajo grado (silente) en nuestro cuerpo que nos predispone a enfermar porque se transmite al resto del cuerpo. Estamos inflamados. Es como si nuestro sistema inmune que está trabajando demasiado, estuviera enviando continuamente «señales de alerta» al resto del cuerpo. No es estar muy enfermo, sino algo que está latente, como un «caldo inflamatorio» de base, que va desgastando los recursos y energía de nuestro cuerpo, y que hace que cuando se nos presente o sume algún factor extra al que enfrentarnos tengamos menos capacidad para gestionarlo y sea más fácil enfermar o tener síntomas.

Cuando hablo de que estamos inflamados, suena abstracto, pero si lo traducimos a síntomas son cosas que seguro que nos suenan a todos. Se manifiesta de múltiples maneras; dolor de cabeza habitual, falta de energía, cansancio, dolores articulares, dolores de regla, problemas digestivos, alteraciones del estado de ánimo, falta de motivación, lesiones recurrentes, problemas de tiroides, problemas de fertilidad, síndromes dolorosos, infecciones frecuentes, alergias…

¿Y qué provoca que nuestro sistema inmune esté inflamado de esta manera?
Pues lo alejado que está nuestro estilo de vida en general de nuestra biología. De lo que «necesita» nuestro cuerpo.

Cuanto más alejado está nuestro estilo de vida de nuestra biología más fácil es que enfermemos o que no tengamos una buena calidad de vida, en el sentido más global. Y al contrario, cuanto más adecuamos nuestro estilo de vida a lo que necesita nuestra biología, más sanos y felices seremos.

Los factores que afectan al buen funcionamiento del S.I son múltiples:
– alimentación y hidratación
– biorritmos (ciclo vigilia/sueño)
– exposición al sol
– gestión de las emociones y del estrés
– movimiento y ejercicio físico
– tóxicos (drogas, fármacos, contaminantes…)
– infecciones
– juego/ocio…

Son factores que en nuestra sociedad actual están muy alejados de lo que nuestra biología necesita… por defecto o por exceso. En cada caso particular habrá que incidir más en unos que en otros. Cuidar nuestro sistema inmune mejorando estos puntos, disminuirá nuestro estado de inflamación silente y por lo tanto mejorará nuestra salud global. No siempre nos asegurará el no enfermar pero sí el que nuestro sistema de defensas tenga una buena respuesta ante cualquier «factor» que nos pueda hacer enfermar.

Dra. Marta García
Mayo de 2020

Auxiliar de enfermería, terapeuta psicofísica diplomada en Terapias Manuales y Programación Neurolongüística, Carme Rimblas es una de las pioneras en el tratamiento sistémico, que integra el sistema emocional con el físico a través de la conversación y la manipulación corporal.

ESPECIAL PARA EL COLECTIVO SANITARIO

Programa Solidario INMUNO BESIGN para sanitarios.
Gratuito durante 4 semanas.
Cómo fortalecer el sistema inmune a través de todas las dimensiones de la persona,
– física, mental, emocional, social, ambiental, energética –