Skip to content

MIND

MENTAL

MIND

MENTAL

Los pensamientos tienen influencia en la salud, la enfermedad y el estado de ánimo. Este espacio acoge recursos destinados a promover y fortalecer la salud mental.

Los pensamientos y creencias forman parte del mundo invisible de la mente. Sin embargo, numerosos estudios corroboran su influencia en la salud y el bienestar. De ahí la importancia de generar una actitud basada en pensamientos que nos aporten confianza, esperanza y ánimo para seguir adelante.
“Tus pensamientos son semillas que plantas.”
Wayne Dyer
Claudia Fuentealba – Coach Ontológico

MEDITACIÓN Y ESTRÉS
Transformando la energía del estrés a través del Mindfulness

La vida moderna nos impone un ritmo de vida frenético. Nos pasamos el día acelerados, desconectados de nuestra experiencia, abarcando múltiples tareas y en piloto automático. Lo que se traduce en confusión, desconexión, falta de sentido, sufrimiento y un estrés continuo que socava nuestra salud.

¿Qué es el estrés?
Es la reacción fisiológica del cuerpo cuando tiene que enfrentarse a una situación amenazante o de mayor exigencia de lo habitual.
El estrés no es bueno ni malo, de hecho, gracias a él nuestros ancestros consiguieron sobrevivir cuando un animal les acechaba.

¿Por qué nos sienta tan mal?
El estrés suele asociarse al sentimiento de angustia física, emocional y psíquica que aparece ante situaciones que creemos que nos sobrepasan. Por eso, la respuesta más habitual cuando aparece en nuestras vidas, ya sea en el ámbito laboral o personal, es rechazarlo, ignorarlo o huir de él. Ello provoca una fuga de energía innecesaria que dificulta nuestra capacidad de respuesta y, a la larga, puede acabar enfermándonos.

Sin embargo, aunque asociamos la palabra estrés con connotaciones negativas, científicamente hablando el estrés no es bueno ni es malo. Cuando aprendemos a gestionarlo de forma adecuada y tenemos ante él una actitud positiva, nos permite ser creativos, tomar la iniciativa y responder eficientemente a aquellas situaciones que lo requieran.

¿Qué es el estrés positivo o Eustrés?
El estrés positivo o Eustrés es aquel que nos estimula a enfrentarnos de manera creativa a los problemas. Consiste en una activación aguda de los sentidos y los reflejos durante un periodo de tiempo corto para hacer frente a una situación excepcional de amenaza o de otro tipo que requiere más esfuerzo.

“El Eustrés nos motiva, nos permite enfocar nuestra energía hacia el objetivo, es a corto plazo, se percibe como algo emocionante y como algo que podemos afrontar y mejora el rendimiento.”

En lugar de sentirnos impotentes y fracasados, el estrés positivo permite que nos sintamos llenos de vida y energía. La conversión al estrés positivo favorece a nuestra actividad cotidiana y beneficia a nuestra salud, ya que al canalizar el estrés no sentimos la tensión que nos provocaría el sentirnos abrumados o amenazados por el estrés negativo.

¿Qué beneficios nos aporta el eustrés?

  • Manejo directo al problema: nos sentiremos estimulados a resolver el problema directamente.
  • Efecto positivo en nuestra salud: cuando gestionamos el estrés y permitimos que éste se convierta en positivo, nos sentimos más relajados y tomaremos las cosas con más calma. Eso hará que no sintamos los efectos negativos del distrés o estrés negativo.
  • Mayor actividad productiva: nos ayudará a ser más eficientes y rápidos a la hora de llevar a cabo diferentes actividades.
  • Estimula nuestra creatividad: somos más creativos al ahora de enfrentar un problema.
  • Estamos alerta: nos permite estar activos para responder a cualquier situación que se presente y ante la que tengamos que responder con rapidez.
  • Estabilidad emocional: cuando gestionamos nuestro estrés y lo convertimos en positivo, hace que sintamos un mayor control hacia nuestras emociones. El hecho de tener una actitud positiva, nos ayuda a sentirnos mejor con nosotros mismos y con las situaciones.

¿Cómo transformar el estrés en euestrés?
Necesitamos bajar el ritmo y aprender a aquietar la mente. Una de las herramientas más eficaces que pueden ayudarnos en este sentido es el Mindfulness.

Mindfulness significa literalmente “mente plena” y se produce cuando somos conscientes de lo que ocurre mientras está ocurriendo. Supone estar completamente en contacto con la experiencia en el momento presente con amabilidad.

Hay muchos ejercicios de Mindfulness para transformar el estrés, a continuación comparto uno de ellos.

Ejercicio Práctico:
“Transformando la energía del estrés en cuatro pasos”.

El propósito de este ejercicio es que aprendas a relajarte en situaciones que te provoquen estrés.

Centramiento inicial.
Cierra los ojos y tómate tu tiempo para entrar en contacto con tu respiración. Observa el movimiento que produce el aire al entrar y salir de tu cuerpo. Cuando te sientas preparado, recorre los siguientes pasos:

Primer paso: Evoca una situación que haya sido especialmente estresante para ti
Intenta recordarla con todo lujo de detalles. ¿Dónde estabas? ¿Con quién estabas? ¿Qué estabas haciendo? ¿Era de día o quizá de noche? …

Segundo paso: Ve claramente
Cuando al recordar esa situación empieces a sentir de nuevo estrés y te sientas incómodo, no huyas de la emoción ni intentes reprimirla, experiméntala sin cambiar nada.

Tercer paso: Explora
Permítete explorar ahora qué está sucediendo en tu cuerpo. Observa tu respiración ¿Cómo es? ¿Es Entrecortada? ¿Fluida? ¿Tienes la boca seca o por el contrario tienes mucha saliva? ¿Cómo está tu corazón? Date el permiso para recorrer tu cuerpo observando con curiosidad y sin juzgar las sensaciones que van apareciendo. Si hay alguna parte donde se concentra la tensión, permítete entrar en contacto con ella. No huyas. Permítete observar con curiosidad cómo es esa sensación física. Quizá te sorprende ver que no és tan insufrible como recordabas.

Continúa explorando. ¿Cómo sientes el estrés a nivel emocional? ¿Qué emociones se manifiestan cuando te sientes estresado?

Y, por último, explora cómo está tu mente. ¿Qué tipo de pensamientos aparecen cuando estás estresando?

Cuarto paso: Acepta y transforma
Ahora lleva la atención de nuevo a tu respiración. Observa cómo el aire entra y sale de tu cuerpo.

Realiza 3 respiraciones. Inspira llevando calidez y afecto a las partes de tu cuerpo que están más tensa y siente como en cada exhalación se disuelve toda incomodidad. Hasta que no queda ni rastro de ella.

A continuación, realiza 3 respiraciones. Inspira llevando calidez y afecto a las emociones que te provocan incomodidad y siente como en cada exhalación se disuelven Hasta que no queda ni rastro de ella.

Realiza tres inspiraciones profundas llevando calidez y afecto a tu experiencia a tus pensamientos. Observa cómo en cada espiración se disuelven poco a poco tus preocupaciones sin quedar rastro de ellas.

Para finalizar, realiza 3 respiraciones profundas más llevando amabilidad y aceptación a la sensación de estrés en su globalidad y observa cómo su energía se dispersa en el espacio con cada exhalación sin esfuerzo.

Maribel Guzmán
Mayo 2020

Licenciada en Ciencias Políticas y de la Administración. Postgrado en Cultura de Paz y Gestión de conflictos por la Cátedra Unesco. Cuenta con una amplia experiencia en cooperación internacional liderando proyectos en países del Magreb, América Latina y África.

Paralelamente, se formó en gestalt (Institut Gestalt) tras lo cual descubre la meditación y realiza la formación avanzada en psicología contemplativa y acción compasiva “Karuna Training” adquiriendo la certificación como formadora en Compasión Mindfulness y comunicación consciente por la Universidad alemana Menla Gesundheit.

Como integrante del equipo de formación de Economía Humana, imparte talleres y formaciones de Mindfulness para instituciones y empresas.

ESPECIAL PARA EL COLECTIVO SANITARIO

Programa Solidario INMUNO BESIGN para sanitarios.
Gratuito durante 4 semanas.
Cómo fortalecer el sistema inmune a través de todas las dimensiones de la persona,
– física, mental, emocional, social, ambiental, energética –